La comunicación, a tres años del cambio

Por Zuleika Cáceres

 

Hace casi cuatro años Carlos Joaquín emprendió una campaña por la gubernatura, proyecto al que se sumaron algunos medios de comunicación y periodistas.

Luego de obtener la victoria y asumir el gobierno, nombró como coordinador de  Comunicación Social a Felipe Ornelas Piñón, quien anteriormente había trabajado en la campaña de enfrente, en la de Mauricio Góngora.

Desde su llegada al cargo, Ornelas Piñón cayó en un juego perverso y etiquetó a periodistas como “borgistas” y “joaquinistas”.

No entendió el mensaje que envío el gobernador Carlos Joaquin al nombrarlo, pese a su antecedente inmediato de haber trabajado con Góngora, el candidato de Borge.

El mensaje era el de la reconciliación y una nueva forma de trabajar.

En contraste, Ornelas Piñón se rodeó de personajes con fobias que lo llevaron a propiciar un encono mayor al ya establecido en el gremio.

En esta primera mitad de sexenio Carlos Joaquín ha hecho cambios en la estructura de su gabinete, pocos, pero suficientes para apuntalar su proyecto y uno de ellos fue precisamente en la CGC que hoy encabeza Haydé Serrano Soto.

La nueva designación del mandatario, ocurrida a principios de 2008, fue un acierto y Haydé ha sabido mantenerse con resultados, aunque sus enemigos traten de opacarlos con embates y campañas para denostar a una eficiente funcionaria y destacada periodista.

Está claro que en el tema de la comunicación siempre habrá sus bemoles, pero las condiciones han cambiado.

Tres años después, el divisionismo  en los medios de comunicación persiste, pero ha quedado demostrado que la clasificación entre “borgistas” y “joaquinistas” nunca tuvo razón, además de que Ornelas era el menos indicado para hacerla.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
REVISTA EN CONTRASTE

Related posts